Tag Archives: Cristóbal Cobo

Ahora tenemos tecnología, ¿qué hacemos con la educación?

Standard

Ahora tenemos tecnología, ¿qué hacemos con la educación? – por Dr. Cristóbal Cobo en el Congreso #EducaciónyFuturo

Recientemente en la Universidad de Singapur se desarrolló una tablet que cuesta alrededor de 50 usd y que funciona con energía solar. Principalmente se ocupa para temas de matemáticas  y ciencias. Esto se puede traducir en un gran avance para la educación; sin embargo en 1958 Skinner también puso un gran énfasis en la “máquina para enseñar”.  Se ha creído que distintos productos vendrán a revolucionar el sistema educativo, como lo fue en su momento con la televisión, la radio, las computadoras, los teléfonos y ahora con las tablets. Sin embargo de acuerdo con estudios de la OCDE no existe una correlación positiva entre el mayor uso de una computadora y la capacidad de lectura, de hecho quienes no usan tecnología leen mejor. Por lo tanto, “algo pasa con la promesa tecnológica.”

Los desarrollos tecnológicos tienen un crecimiento exponencial, sin embargo existe un gran desfase entre la incorporación de estos y en cómo sacarle el mayor provecho a la tecnología. Así, la pregunta es ¿tenemos un sistema de educación mejor que hace 10 años y no en función de la tecnología? 

De acuerdo con la OCDE (2004) Alfabetismo es la capacidad para aplicar conocimientos y habilidades en áreas estratégicas a fin de analizar, comunicar con eficacia y resolver problemas en diferentes situaciones (el uso de la tecnología es algo implícito). Para ello existen 3 alfabetismos básicos:

1.- RECOMBINAR- Capacidad de crear, conectar y agregar contenidos. Se ve lo negativo de copiar pero a través de la copia se han dado los avances científicos. Nadie empieza desde cero. “Less Copyright and more right to Copy”. una organización que promueve esto es Creative Commons.

2.- FILTRAR – Capacidad para discriminar información. La cantidad de información no va a disminuir, por lo que es necesario desarrollar una habilidad para no “ahogarnos” en la información. Se debe saber cómo ubicarla, seleccionarla, analizarla y contextualizarla.

3.- COMPARTIR –  Capacidad para crear y distribuir conocimiento. Implica entender las oportunidades del software abierto y de generar una mayor apertura a contenidos educativos y de investigación; como lo hace iTunes U, el MIT, YouTube Edu, P2PU, Science Commons, Khan Academy, etc. Darle mayor movilidad al conocimiento. Los contenidos no sirven si no se les visita.

Estos alfabetismos, tienen que ver la innovación invisible. La innovación invisible es algo que no vemos, pero que sí existe. Las habilidades digitales van más allá de conocimientos certificables (nadie aprendió a usar Facebook o Twitter con un profesor que tuviera una especialización en estos sitios). Aunado a estas habilidad digitales que son importantes, se encuentran las competencias blandas/sociales (soft skills). Las cuales tienen que ver en cómo aplicar conocimientos en diferentes contextos con distintas personas. Las competencias blandas como ser colaborativo, resolver problemas, el autonocimiento, ser cooperativo, líder, etc., no se aprenden leyendo sino en la práctica. Por lo que se debe pensar en espacios informales para este aprendizaje. Asimismo las TIC se aprenden fuera del aula, mediante la experimentación.

Ideas clave:

a) Existe una creciente aceptación del discurso pro-innovación tecnológica (dentro y fuera del aula). Se usan las TICs como mantra pero no se piensa en cómo enriquecer procesos de enseñanza-aprendizaje (como Innovación en pedagogía/andragogía). Ver post: ¿Qué tipo de innovaciones tendrían mayor impacto en la educación?

b) Más países en Latinoamérica incorporan las TIC y ponen un gran énfasis en la parte tecnológica, sin embargo no existe una consulta con quienes están en el aula (yo le agregaría que tampoco hay una consulta con los que salieron del aula).

c) Es fundamental evitar soluciones educativas rápidas y estandarizadas. Cada país, región, localidad es distinta. Nuestra Innovación Social no va a la par de la Innovación Tecnológica. Se deben compartir tanto las BUENAS prácticas como las MALAS prácticas. En Europa se está acelerando la movilidad de los profesores y de los alumnos porque el aula NO es suficiente; tiene valor pero no puede ser el único insumo.

d) Si se habla de realidad aumentada, también debe haber aprendizaje aumentado. Existe una mayor necesidad de aplicar conocimientos en contextos distintos. ¿Cómo aprovechamos lo multicontextual? Combinar contextos lleva a transdisciplinar, combinar edades, expertise; y para ello se deben tener estructuras más flexibles.

e) Se necesitan ciudadanos creativos no que memoricen. Si el mundo cambia, hay que ser adaptables; se necesitan estrategias flexibles.

f) Preguntarse el si los planes de estudios actuales son los mejores. Se debe pensar en disciplinas multicontextuales.

g) Es necesario contar con nuevos mecanismos que validen competencias blandas, como portafolios de evidencias. Tener un “pasaporte del conocimiento”, en el que como cualquier pasaporte, después de un tiempo quedará obsoleto. Lo que aprendamos hoy no siempre será lo mejor para el futuro.

h) Se debe incorporar las TIC en espacios formales e informales. Aún existe una gran brecha entre el estudiante, el ciudadano y el empleado.

i) En un mundo plano donde hay una economía de los talentos. Las personas deben ser capaces de aprovechar la globalización y no esperar a que cambien los programas.

“Lo esencial es invisible a los ojos”

–El Principito.

“Lo esencial hoy es invisible a la educación formal”

–  Cristóbal Cobo.

La educación general formal  no ha estado a la altura de los desafíos que plantea la sociedad del conocimiento.

#EducaciónyFuturo

Standard

El pasado 12, 13 y 14 de octubre se llevó a cabo en el WTC de la Ciudad de México, el Congreso #EducaciónyFuturo – El mundo en red será tu escuela.  Este evento fue organizado por el Sistema Nacional de Educación a Distancia (SINED), en el que se buscó que “expertos provenientes de la academia, la industria y la sociedad civil se reunieran para intercambiar experiencias y visiones del futuro sobre el desarrollo de la Educación a Distancia”.

El mismo día que inició este evento en el D.F.,  en Tuxtla Gutiérrez se inauguró el XXVII Simposio Internacional de Computación en la Educación realizado por la Sociedad Mexicana de Computación en la Educación (SOMECE).

Algunas de las conferencias que se realizaron en Tuxtla Gutiérrez fueron transmitidas en el WTC, como la conferencia inaugural: “Ahora tenemos tecnología ¿qué hacemos con la educación?” por el Dr. Cristóbal Cobo R.

El primer día no me pude quedar más tiempo, así que sólo escuché esa. El jueves 13, fue la ceremonia de inauguración del congreso. El sub-secretario de la SEP, Rodolfo Tuirán, estuvo presente y dio algunas cifras con respecto a la educación superior y a la importancia de la educación a distancia para este nivel. Entre las cosas que mencionó, hubo cosas por las que se sentía “feliz” pero nunca entendí qué era lo maravilloso. Por ejemplo, mencionó que por primera vez iba a haber más personas inscritas en cursos en línea de oferta  pública que los que hay en instituciones privadas. Pues sí, creo que me parece evidente esta tendencia si consideramos que hay una crisis económica… (A pesar de que este número incremente, no me dice nada de la calidad de los cursos, quién los hace, cada cuándo se revisa y actualiza el contenido, y para qué realmente se está preparando a las personas que tomen esos cursos, pregunta que me hago en todos los niveles y en las distintas modalidades).

Terminaron esas conferencias y siguió la de “21st Century Education Community and Pedagogical Shift”, por el Dr. Paul Kim de la Universidad Stanford y posteriormente “The Culture of Networked Learning” por la Dra. Martha Stone Wiske de la Universidad de Harvard. [Algo interesante que noté fue que el salón estaba lleno cuando fue la inauguración y la conferencia con el sub-secretario de la SEP, mientras que con las siguientes conferencias, la asistencia había disminuido dramáticamente… ¿por qué habría sido esto? ¿Qué tipo de personas habían asistido al congreso entonces?]

Esa misma tarde se realizó una mesa de expertos sobre la “Educación, las Tecnologías y la Sociedad Civil, con UNETE (Unión de Empresarios para la Tecnología en la Educación). Llegué un poco tarde, porque habían cambiado el día de la mesa, pero al menos pude conocer a las personas que administran el dinero de las campañas del redondeo.

El último día, estuve presente en la conferencia “El medio es el mensaje: Innovación en procesos de formación docente”, por Diego Ernesto Leal Fonseca. Después a través de una videoconferencia, escuché la presentación del libro de “Aprendizaje Invisible: Hacia una ecología de la educación”, con el Dr. Cristóbal Cobo. Y finalmente escuché la conferencia “Perspectiva de la Educación a Distancia en Latinoamérica” por la UOC-UNAM, donde la UNAM presentó el “Aula del Futuro”.

Fue una “suerte” enterarme de este evento un día antes de que comenzara y que pudiera ir. Aprendí varias cosas que me gustaría compartir; así que las siguientes entradas serán sobre algunos temas que se vieron en el congreso.

El legado de la educación: ¿para qué estamos educando?

Standard

Del libro Aprendizaje Invisble: Hacia una ecología de la educación, por Cristóbal Cobo y John Moravec

“La industrialización europea vino acompañada de una serie de transformaciones políticas, económicas y sociales que afectaron directamente a la educación.

Los regentes querían sustituir a los aristócratas del gobierno por ciudadanos a los que se les hubiese inculcado el orgullo por la patria y la disposición para trabajar por el “bien” del país.  Al mismo tiempo, el crecimiento económico demandaba un mayor número de operarios en las fábricas y de funcionarios del gobierno para administrar el sistema.

Para poder satisfacer estas necesidades, Federico II de Prusia puso en marcha en 1763 lo que se conoce como la reforma más radical dentro de la historia de la educación: la escolarización obligatoria. Todos los niños de entre cinco y trece años tenían que asistir a la escuela, construida siempre en terreno propiedad del Estado. Allí se ponían en práctica los principios de la producción industrial. Por ejemplo, los alumnos se sentaban mirando a la cabecera de la clase donde el profesor, símbolo de la autoridad absoluta, los bombardeaba con información y propaganda del gobierno, a fin de “cargar” de datos sus cabezas, como si se tratase de recipientes vacíos.

En otras palabras, en la etapa industrial el Estado se ocupaba de fabricar estudiantes leales al sistema y capacitados para trabajar en el futuro como operarios o funcionarios del gobierno. Este modelo de educación obligatoria ganaría popularidad en Europa y sería importado en todo el mundo occidental donde hoy día continúa siendo el modelo de educación por excelencia.

El problema surge cuando, en el siglo XXI, estos mismos Estados van dejando poco a poco atrás el modelo de sociedad industrial, evolucionando hacia una sociedad basada en la innovación y el conocimiento, que precisan una menor intervención gubernamental. Es decir, la sociedad del siglo XXI no necesita un sistema educativo cuyo objeto sea generar obreros o funcionarios del gobierno. A la luz de esta reflexión, cabe preguntarse cuál es el propósito último de la educación. ¿Educamos con el fin de fabricar obreros del siglo XVIII o, por el contrario, estamos educando a los líderes de la sociedad de la innovación y del conocimiento?”

The goal of education is to enrich the lives of students while producing articulate, expressive thinkers and lifelong learners, who are socially responsible, resilient, and active citizens of the world. Education is about teaching students, not subjects. It is about engaging students in their learning, and maximizing the potential of each and every child. Education is about looking beyond the child’s intellect, and seeing the whole child. Education is about providing students with opportunities to be challenged and still succeed.

– Fragmento de “Statement of Educational Philosophy” por David Truss