El valor y el significado de los resultados de PISA para los mexicanos

Standard

Las evaluaciones que realiza PISA son para identificar si un alumno es capaz de resolver problemas de la vida diaria con los conocimientos que adquiere en la escuela.

De 74 países evaluados por PISA en el 2009, México se colocó en el lugar 48 con un puntaje menor a la del promedio. Si se consideran sólo los 34 países que pertenecen a la OCDE, México se encuentra en el último lugar.

Esta posición que ocupa México refleja un sistema educativo que hace poco por formar y preparar a los alumnos para enfrentarse a la vida (tanto en escuelas públicas como privadas; finalmente ambas están sujetas a los programas de la SEP). Si no los forman para esto entonces ¿para qué se están preparando a los mexicanos? ¿cuál es el fin de la educación? ¿para qué estamos educando?

PISA ayuda a que los gobiernos puedan repensar sus políticas en educación y a diseñar nuevas. También con los resultados de PISA se determinan perfiles de sistemas educativos exitosos los cuales pueden ser un modelo para otros. Corea del Sur y Finlandia se encuentran en los primeros lugares ¿qué podemos analizar y tomar de sus modelos? ¿cómo nos pueden servir de referencia para nuevas políticas en el sistema educativo mexicano?

Tal vez se podría analizar a Corea del Sur por ser el número uno; sin embargo hay un problema con su sistema educativo y con el de otros países asiáticos: la presión que ejercen a los alumnos y el estrés que originan en ellos. El mismo Ministro de Educación de Corea reconoce que los coreanos no están felices con este sistema. El gobierno ha hecho varios intentos por humanizar el sistema educativo coreano, pero cada intento ha fallado porque los incentivos no han cambiado.

La historia de Finlandia es completamente diferente. Una historia que inicia cuando el gobierno identificó que la economía empezaba a cambiar y  por lo tanto las habilidades para participar en esa economía tenían que ser diferentes. De habilidades de la era industrial tenían que pasar a habilidades de la era del conocimiento;  pues estas habilidades serían la condición para que Finlandia tuviera un progreso económico sostenido.

México quiere participar en la Economía del Conocimiento en un mundo globalizado pero el sistema educativo aún no entiende que las habilidades que se necesitan desarrollar en los alumnos son diferentes, y que muchas de estas habilidades y conocimientos no se desarrollan  con el modelo tradicional de educación.

No creo ni espero que la propuestas y soluciones vengan del gobierno, porque ésta sería una actitud pasiva de los ciudadanos, una actitud que ha permanecido por muchos años y que no ha llevado a ningún buen resultado. Pero sí creo que padres y adultos jóvenes más informados y organizados pueden empezar a demandar y hacer algo por esos cambios.  Todos, en el largo plazo, nos vemos afectados por el sistema educativo.

En una visita a México, Sam Pitroda, el Ministro de Educación de India, comentó que para que los gobiernos y ciudadanos transformen a México es necesario “estar conscientes de que tienen una mentalidad del siglo XIX, con procesos del XX y con necesidades del siglo XXI”.    Una vez que se acepta esta realidad todo puede empezar a cambiar. “Muchas veces se pasa demasiado tiempo viendo hacia el pasado y no hacia el futuro”.

PISA no debe ser vista como sólo una evaluación para compararse con otros países y saber cómo está cada entidad federativa, como un número sin mayor trascendencia, al menos así lo hace ver el Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación (INEE). Y tampoco se puede descalificar como lo hizo el secretario general del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE), Rafael Ochoa Guzmána al decir que “resulta inútil y absurdo que México se compare con economías más poderosas en temas como el educativo“. Grecia, Polonia, España, Chile, Eslovenia, presentan mejores resultados que México y éstas no son consideradas “economías poderosas”.

PISA es una evaluación que refleja nuestra realidad y lo distante que aún estamos de lograr el desarrollo que queremos tener (o para otros de una forma más ingenua el que CREEMOS tener). Pero lo importante no es sólo ver esa imagen, sino que a partir de ésta podamos pensar y tomar acciones sobre los cambios inmediatos y necesarios que se tienen que hacer para poder avanzar en el siglo XXI.   Ese es el valor y el significado de los resultados de PISA para la sociedad.

 Si los medios de comunicación valoraran el rankeo de las escuelas, como lo hacen con los resultados de las ligas deportivas, eso sería un mensaje muy importante que se dé a la sociedad.”

Andreas Schleicher,
Consejero Especial en Políticas de Educación
para el Secretario General de la OCDE
y Director de la División de Indicadores y Análisis.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s