El potencial de las universidades para fomentar el turismo

Standard

Hoy es el “Día Mundial del Turismo” y tanto la Secretaría de Economía (@SE_mx ) como la de Turismo ( SECTUR_mx ) realizaron varios tweets al respecto:

“ La @SE_mx trabaja en el fortalecimiento de las cadenas productivas con proveedores de bienes y servicios turísticos.” @SE_mx

“El sector turístico es fundamental en la economía nacional: @MiguelMaronM bit.ly/qsTaWH@SE_mx

“Desarrollar Pymes turísticas clave para seguir impulsando la competitividad y el mercado interno.” @SE_mx

Todos los actores involucrados deben trabajar para colocar al turismo como principal motor de  crecimiento de nuestro país. @SECTUR_mx

Pero ¿alguien se ha puesto a pensar sobre la persona más importante del sector? EL TURISTA! Como cualquier otro consumidor que es, me he dado cuenta que poco se ha hecho por entenderlo verdaderamente: quién es, qué busca, qué desea (ser más empáticos con él) … y cómo de acuerdo a una segmentación de “estilo de vida” se puede hacer una propuesta de valor que verdaderamente sea atractiva para ese segmento.

Por ejemplo, en Europa vi que más personas son las que llegan a ser  vegetarianas o también que hay más personas que son alérgicas a algún tipo de producto/alimento.  Mi pregunta es, ¿podemos ofrecer alimentos que no tengan X ( inserte nombre de químico)? O algo vegetariano que no sea solo ensalada? Tal vez ¿algún alimento con pasta  o soya?

De lo anterior me di cuenta porque cuando estuve en Suecia, cuando una amiga suiza y yo fuimos a hacer el súper,  ella era muy selectiva en lo que comía y me explicó lo que estaba buscando en la etiqueta, –  algo poco común que hagamos en México. También hace unos meses, me visitó una amiga danesa, ya había estado antes en México y por alguna razón ella prefería la comida mexicana de Europa que la auténtica comida mexicana. En su primera visitó comió solamente hamburguesas porque no le gustaba otra cosa; en su segunda visita vez  dijo que ahora era  vegetariana, así que cuando fuimos a varios restaurantes eran pocos los que ofrecían platillos alternativos.

Por otro lado también tenía amigos que estaban interesados en conocer México, como mi amiga de Taijikistán o mis amigos de Pakistán, porque de alguna forma nuestros valores eran similares, apreciaban la amabilidad de los mexicanos, veían  que el país era moderno, y que la comida si no era tan similar al menos era diversa y  ambos disfrutábamos de los sabores (me dijeron que las enmoladas que les había hecho les había gustado). [Sin embargo me pregunto qué tanto en sus países saben y escuchan de México para que visiten como nosotros de sus países – Pakistán no es terrorismo como México tampoco lo es].

Todo esto lo pude saber con la experiencia de vivir un intercambio en la universidad de negocios más internacional de Suecia.

La universidad realiza cada semestre un Día Internacional, donde los alumnos de diferentes países se reúnen y comparten información, imágenes y alimentos de su país.

También la universidad se vincula con preparatorias de la ciudad de Jönköping para que alumnos que son nativos de algún idioma vayan a la escuela a platicar con los alumnos. Así tuve la oportunidad de visitar 2 preparatorias y hablar un poco sobre el país.

El potencial de este tipo de actividades es demasiada, creo que los alumnos que  se van de intercambio pueden tomar un rol más activo. Realizar una colaboración entre universidades que fomentan estos programas junto con  las distintas Secretarías (Economía y Turismo) puede lograr que haya una mayor promoción y difusión de México.

Por otro lado, si las universidades mexicanas también buscan no sólo enviar alumnos sino incrementar el número de alumnos extranjeros (con más convenios con otras universidades y programas distintivos), esto puede tener un impacto positivo en la sociedad, desde los conocimientos que se pueden compartir con estudiantes mexicanos como contribuir con la economía del lugar donde él/ella estudie.

Este primer contacto que puede hacer un estudiante extranjero puede ser la puerta para muchas otras cosas benéficas,  como tal vez que el alumno vea una oportunidad de negocio y decida poner una empresa, o que su experiencia en el país haya sido tan buena que piensa regresar en otras ocasiones como turista, o que recomiende la universidad (y por lo tanto el lugar).

Esto es algo que podemos aprender de Jönköping, una pequeña ciudad (127, 750 habitantes) que sin tener un enfoque turístico, por su universidad y lo acogedora que es, uno quisiera regresar. Los amigos que uno hace y que aún están ahí son la razón, los que ya no están ahí y que han regresado a su país de origen, ahora me hacen considerar opciones  para visitar que tal vez antes nunca las hubiera contemplado.

One response »

  1. Pingback: Cultura Tolteca bajo la nieve en Holanda « buildership

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s