No sólo les robamos a los padres su dinero, sino también el futuro de los niños.

Standard

Aunque no he hecho mis actualizaciones a mi blog como he querido, sé que hay un punto muy importante que no he mencionado y que es la conclusión a la que llego cada vez que veo algo obsoleto que se hace en una escuela: le estamos robando el dinero a los padres de familia y el futuro que tienen los niños. Me incluyo, debido a que soy docente y soy parte de una institución escolar.

Un padre que hace un pago a una escuela privada por la educación de sus hijos es alguien quien confía en que al finalizar los estudios, sus hijos podrán aspirar a “algo mejor” cuando sean adultos. Las escuelas se aprovechan de esta situación y emplean términos como “pedagogías innovadoras”, “a la vanguardia”, escuela del “futuro” o del “siglo XXI”, cuando sus metodologías son obsoletas. La forma de operar sigue siendo la misma que de hace años, y lo peor es que creen que por incorporar tecnología como tabletas o proyectores eso las hace estar “a la vanguardia”.

Me queda claro que esta situación es producto de la generación que dirige este tipo de instituciones. Dirección, que a conciencia, en realidad no sabe lo que pasa en el mundo y se deja llevar por lo que “medio” ve y escucha. Una dirección, que irónicamente a pesar de estar en el área de educación, pareciese ser de lo más ignorante y la menos interesada por seguir aprendiendo, estudiando y entendiendo su entorno para ofrecer algo mejor a sus estudiantes.

Es hasta ignorancia hace a la dirección, tomar decisiones erroneas, que influyen en el personal docente y por ende en su alumnado. Decisiones que alguien las está pagando:  los padres de familia.

Cada decisión mal tomada y financiada por un padre, es dinero que alguien más no debería tener (la dirección) y por ello considero que es un robo. Robo al padre y robo al futuro de un alumno, pues al final el más afectado por una mala decisión en términos educativos, es él.

Médicos y maestros: los vemos diferentes pero de ambos depende nuestro bienestar.

Standard

Si hoy te dijeran que tienes una enfermedad grave … ¿qué no  harías por buscar al mejor doctor para ser atendido y tener una CURA ? ¿qué no harías por pagarle lo que fuese para que estuvieras bien? ¿qué no harías por seguir cada una de sus indicaciones?

Si tienes hij@s, sobrin@s o prim@s pequeñ@s, hazte las mismas preguntas, si algún@ de ell@s tuviese esa misma enfermedad. Muy probablemente harías ¡de todo!

Ahora, si hoy te dijera que TU  futuro  dependede las nuevas generaciones y éstas de quien los forma …  ¿qué no harías para asegurarte que los maestros de estas generaciones fuesen los mejores? ¿qué no harías por hacerles ver a los maestros y directores el contexto con el que hoy te enfrentas en comparación con hace algunos años y con el que es probable que te enfrentes en los  años siguientes? ¿qué no harías por consolidar una población educada y por lo tanto consolidar el desarrollo de tu  país?

¿Qué no harías por TU FUTURO sabiendo que siempre dependerá de los maestro a pesar de que ya no estudies?

Para que estés bien, tu vida no sólo depende de un médico, sino también de un(a)  maestro(a). Un(a) maestro(a) que a lo mejor no puede tener hoy en día un impacto directo en ti, pero no dudes que en unos años indirectamente lo tendrá. Y la responsabilidad no sólo recae en  él o en ella sino en nosotros como sociedad por no ver a un maestro de la misma forma con la que vemos a un médico.

Ser maestro: la profesión en la que nadie cree.

Standard

Es interesante cómo trabajar en una empresa multinacional y viajar de un lugar a otro resulta sorprendente. Y más aún si alguien ha logrado encontrar trabajo en otro país.  Y quizás es una aspiración que no sólo forman algunas universidades, sino que hoy me doy cuenta que también los papás.

Pero… ¿ser maestro? ¿maestro de primaria? ¿en una ciudad pequeña? ¿en tu país? Son preguntas que si bien las personas no me han hecho explícitamente, su expresión me hace suponer éstas cuando respondo a qué me dedico.

Pero no sólo ellos hacen este tipo de preguntas sino que hasta colegas se han preguntado ¿qué hago ahí? Si por lo que había estudiado y donde había estudiado  “debería ser gerente de X o Y empresa”. Es más inclusive como deseo de fin de año, fue que “encontrase otra cosa”.

Sabía sobre el poco o casi nulo reconocimiento que hay hacia los maestros, por parte de la sociedad, pero vivirlo me ha hecho querer demostrarles por qué  prácticamente de los maestros depende lo que sucede en el país y el avance que podría tener. Y si hubiese una profesión en la que quieres que la persona esté lo mejor preparada es en la de ser un maestro. Sea de cualquier nivel educativo.

El interés de tener maestros preparados no sólo se debe buscar en los niveles superiores sino también en los niveles de educación básica. Dudo que haya muchas personas con posgrados dando clases en escuelas primarias o secundarias.  [En Finlandia, para entrar en la carrera de ser maestro de PRIMARIA, debes ser de los mejores en tu clase, y concluir el posgrado.]

El interés no se puede ver sólo en los niveles superiores, o que estos son los más importantes, sino que también se debe analizar qué pasa en los niveles de educación básica.

Cada etapa de desarrollo de una persona, como etapa escolar en la que se encuentra aporta algo a su formación y al crecimiento y por ello, ninguna deja de ser más o menos trascendente que la otra.

La importancia de cada etapa escolar se nota en los programas que existen, en la relación que cada una tiene y genera con la comunidad,  el tipo de profesorado que hay y la persona que está como líder de este grupo de personas.

En el caso de la educación básica parece que realmente es algo menor que atender o que lo más importante  pueden ser muchas otras cosas menos el maestro que está en un salón de clase. Y es aquí el gran error que tenemos. Creemos que con una nueva reforma educativa las cosas van a cambiar o que adoptar un nuevo programa de estudios cambiará el curso de la educación; y no es así, estos no se ejecutan de manera automática sino que es a través del maestro y con el maestro que se pueden hacer las transformaciones necesarias para cambiar la dirección de la educación.  Y sólo maestros preparados son los que pueden hacer esto posible.

Es así que seguir impulsado y  admirando a las distintas profesiones que trabajan  en una de las Cuatro Grandes o cualquier empresa multinacional en el país y ver a un maestro como algo menor, demeritarlo  y no creer en su profesión,  no nos haga sorprendernos por qué México tiene distintos rezagos originados por la educación.

La perspectiva de un docente

Standard

Han pasado 2 años desde mi última publicación y durante este tiempo mi perspectiva sobre cómo “construir lo nuevo” o desde dónde, ha sido ampliada.

Al inicio de este blog empecé a comentar sobre lo que se hace en niveles de educación superior o a comparar sobre el tipo de educación que tenemos en México y en otros lugares, porque había pasado poco tiempo desde la conclusión de mis estudios universitarios. Puse el ejemplo de una escuela de negocios no convencional como lo es  KaosPilots y el enfoque que tuvieron  mis estudios en Suecia.

Hoy, mi perspectiva ha sido ampliada y empiezo a escribir desde lo que se hace en la educación en México pero sobre todo mi forma de ver  lo que es la educación básica, porque hoy me desempeño como docente.

Y es la relación con padres de familia, con los directivos y otros colegas, lo que me hace plantear nuevas ideas, preguntas y reflexiones.

Mi perspectiva como Licenciada en Administración del Capital Humano y del Conocimiento (relacionado con las organizaciones) se amplia con lo que es ser hoy un docente.

¡Gracias a usted!

Standard

Esta es anécdota de hace 2 días, así que no es anécdota del día como tal pero es reciente :P

Fui a hacer el súper de la semana y la persona que empacó la despensa era una persona mayor.  En lo personal me gusta separar y empacar, no sé por qué… pero es algo que me gusta. Entonces le ayudé al señor. Terminamos y el señor me dijo “gracias por ayudarme” yo le contesté “gracias a usted”.  Gracias que él  que estaba haciendo ese trabajo a pesar de su edad para tener algún ingreso.

En fin… salí con mi carrito lleno de bolsas y ahora era momento de tomar un taxi. Donde usualmente encontraría muchos taxis no había y hasta estaban otras personas esperando que pasara uno. No podía moverme porque no iba a abandonar el carrito. Sin embargo, afuera estaba un señor vendiendo chicharrones. Creo que se dio cuenta que yo no podría hacer mucho para ir por un taxi así que amablemente se ofreció para avanzar una calle y conseguirme un taxi. Yo le prometí que cuidaría su carrito de chicharrones (nada más que me dijera cuánto costaban por si alguien quería que le vendiera una bolsa jiji). Caminó, regresó con el taxi y se ofreció ayudarme con las bolsas. Le di las gracias y le compré chicharrones :P

Me pongo a pensar sobre la gente que vende en la calle, en el metro, o en las micros.  Creo que si orientaremos ese esfuerzo que hacen de su trabajo diario (a pesar de que sea informal), podría resultar en algo mucho más posititivo. Porque creo que estas personas tienen lo más importante: la disposición de trabajar y de ganarse la cosas de una forma digna. [No estoy cuestionando la parte reglamentaria sólo la marginalización que se ha hecho  y el poco reconocimiento que se les da a ese esfuerzo - comparándolo con personas que sin hacer nada esperan tener altos ingresos].

Personas libro y el tejido de rizomas. – Notas

Standard

por Antonio Rodríguez Menéndez* en el Segundo Encuentro Internacional de Salas de Lectura.

*Antonio Rodríguez Menéndez. España.

 Estudió Sociología y Magisterio. Es actor, director de teatro, dramaturgo y profesor en el Teatro Estudio Tuzla y en la Escuela de Lectura de Madrid, de la cual es fundador, de ésta deriva el Proyecto Fahrenheit 451 – Las personas libro, y La voz a ti debida.

 Notas:

*¿Cómo encontrarnos? El hecho físico de encontrarse. ¿Cómo me encuentro con las personas? Si no la miro, esa persona no existe.

*Todos somos personas solitarias, pero existimos con los otros.

*Uno vive con otras personas.

*Necesitamos que ocurran cosas. Si el agua no se mueve, se estanca y se pudre.

*Cuando miro y respiro a la persona, esta persona existe. Si yo también éxito debo ponerme en movimiento y hay un vínculo.

*El vínculo es la historia.

*¿Por qué funciona la prostitución? Porque no hay un vínculo.

*Vincularse no es para toda la vida.

*El ser humano que se vincula genera pactos.

*Los seres humanos podemos vincularnos con personas y objetos. El vínculo necesita movimiento.

*Cuando miro y respiro es para movernos.

*En una parte del vínculo se puede preguntar “¿Quieres que continuemos?”.

*Un niño cuando aprende a leer realmente no sabe; sólo reconoce las palabras. No se vincula con las palabras y eso es lo que debe hacer. Mirar y respirar las palabras también.

*Vamos a hacer que la gente en nuestras salas de lectura existan. Que puedan mirar y respirar lo que leen.

*Hacer que la gente elabore discurso y entregue la palabra; que tenga potencia, no poder.

*Las palabras siempre tienen dirección.

*Para crear vida hace falta movimiento.

*Debemos encontrarnos con nuestro deseo. Pero no sabemos cuál es; hay que averiguarlo. Pero ahí están los libros.

*Mi deseo lo pongo en un texto. El acto de escribir.

*El hombre hace pactos y los rompe. Pactos con los libros. El libro me da una palabra. Y yo le doy a la palabra mi voz. Un vínculo. Una voz que no coloniza.

*Mi texto dice: “tráeme manzanas abiertas y platicamos juntos”.

*Igual que el girasol gira hacia el sol, yo me acerco con personas que me dan alegría.

*”Mientras yo quiero cambiar el mundo, el mundo no me cambia a mí”. Mafalda.

*No hay para la belleza mejor origen que el estar herido.

*Yo me uno con quien me potencia.

*Lo mío empieza a existir porque tiene probabilidad en lo que ustedes.

*Necesitamos que nos toquen.

 

*Palabras de Chocolate Fundido: Palabras y lectura que se adaptan a uno. – Yo te entrego las palabras pero tú las haces tuyas.